Destacada, Leer, Placeres, Principal,

A fondo: La biblioteca de los libros desamparados

0
Compartido

Entrevistamos a Susana Quirós, responsable de comunicación y eventos de Ediciones Labnar y creadora de la iniciativa

Susana Quirós, responsable de comunicación y eventos

Hace unas semanas hablamos sobre una iniciativa que salió desde Ediciones Labnar para dar una salida a todos aquellos libros que, por una razón u otra, tenían desperfectos y no podían ponerse a la venta. Hoy, la responsable de comunicación y eventos y precursora de la biblioteca de los libros desamparados, Susana Quirós, nos cede su tiempo para hablarnos de lo que rodea a la biblioteca de los libros desamparados y su futuro.

¿Cómo surgió la idea de la biblioteca de los libros desamparados?

“Surgió, como todas las grandes ideas, con un café delante. Recuerdo que estábamos Encarni – otro miembro de la editorial- y yo reflexionando sobre el efecto que había tenido el COVID 19 tanto para nuestro sector editorial como para muchas familias y cómo nos gustaría hacer algo para ayudar a la gente. Somos una editorial pequeña y sabíamos que teníamos un poder bastante limitado pero creíamos que si había algo que pudiéramos hacer para ayudar a nuestros lectores, entonces debíamos hacerlo.

Una vez tuvimos esto claro fue bastante sencillo. Teníamos libros que queríamos que la gente leyese pero que por pequeños desperfectos (un arañazo, alguna esquina doblada…) no podíamos vender ya, y lectores que querían libros pero que no podían permitírselo. ¿Por qué no unir ambos? Darle una oportunidad a las historias para que pudieran ser tratadas con mimo, leídas y compartidas. Ayudar a aquellas personas cuya situación actual les impedía gastar recursos en sus hobbies. Así surgió La biblioteca de los libros desamparados.”

¿Qué tal fue la acogida de la iniciativa por parte de la comunidad?

“Madre mía, fue una locura. Recuerdo haber puesto un tweet y una hora después llamarme el equipo porque estaba compartiéndose masivamente. Durante la primera hora, el tweet fue compartido por casi cien personas. Al día siguiente muchos blogueros lo habían difundido también, lo mismo con lectores y escritores.

Recibíamos mensajes tanto en las redes de la propia editorial como en las mías propias, preguntando cómo adoptar libros. Me sentí abrumada y a la vez muy conmovida. En estas ocasiones es cuando te das cuenta del poder de la gente. Cuando por fin sacamos la iniciativa, los ejemplares se acabaron en menos de un día.

Recibimos el cuádruple de peticiones que de libros que teníamos para adoptar. Aún hay personas que me escriben pidiendo que los incluya para futuras ediciones, hemos salido en medios de comunicación… ha sido increíble.”

“Recibimos el cuádruple de peticiones que de libros teníamos para adoptar”

¿Qué hacíais antes con los libros defectuosos?

“Depende. No nos gusta tirar libros así que en ocasiones se lo quedaba alguien del equipo, se donaban… Son pequeños desperfectos, nada demasiado grande pero que por motivos de envío o de imprenta, se han producido y no se pueden sacar a la venta.”

¿Cuáles eran las previsiones que teníais? 

“¿La verdad? No teníamos expectativa alguna. Nosotros no ganamos nada con esta iniciativa, sólo queríamos ayudar. Podíamos tener mucha difusión o ninguna pero si algún lector sin recursos lo veía y podía leer un libro gracias a nosotros, entonces estábamos satisfechos.”

“No ganamos nada con esta iniciativa, sólo queríamos ayudar”

¿Cuántos libros consiguieron un nuevo hogar?

“Unos diez aproximadamente, y eso que uno de ellos era la segunda parte de una bilogía. Como surgió improvisada no habíamos podido recabar muchos más libros.”

¿Cuáles fueron los títulos que más se solicitaron?

“Hijo del hierro de J.P Naranjo y La huella del inocente de Carlos Gaspar Delgado Morales.”

Libros más solicitados

¿Cómo afecta este tipo de iniciativas a la editorial a nivel interno y externo?

“Pues este tipo de iniciativas, a nivel económico no aportan nada, de hecho es un coste. Pero a nivel humano aportan muchísimo, creo que es nuestro deber ayudar a nuestros lectores. Nos encantaría poder seguir haciendo la iniciativa, y sacando nuevas ediciones de la misma para que todos los lectores adoptivos interesados tengan su ejemplar.”

“A nivel económico no aporta nada […] Pero a nivel humano aportan muchísimo!

¿Vais a continuar con esta iniciativa? ¿Cuándo creéis que volveréis a lanzarla?

“Sí, nos encantaría, al menos, sacar una al año. Todo depende de los libros que vayamos recopilando, pues vista la recepción, queremos sacar mayor cantidad de ejemplares.

Estas son las palabras de Susana, pero no ha querido despedirse de nosotros sin entregarnos un último regalo antes, por lo que le estamos muy agradecidos. Y es que la iniciativa que tan buena acogida tuvo este verano, se repetirá en la primavera de este año (entre marzo y junio) y la propia Susana nos confirma que, en esta ocasión, cuentan con una mayor cantidad de libros que buscan un nuevo hogar.

Queda claro que se trata de una iniciativa que a nivel económico no aporta, sin embargo, a nivel emocional da mucho. Desde Ediciones Labnar nos recuerdan el lado más humano del mundillo con esta iniciativa que, esperemos, cuente con una larga historia de lectores adoptivos de la biblioteca de los libros desamparados.

Sobre el autor

Licenciada en Comunicación Audiovisual y redactora de Efecto Cultura. Amante de la literatura y el séptimo arte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies